Blog personal de literatura universal, donde el autor escribirá sin ningún fin concreto, las impresiones sobre literatura que le inspiren cualquier libro que esté leyendo, que haya leído, o que vaya a leer. Estos apuntes son totalmente arbitrarios, no están sujetos a ningún plan ni tienen por qué ser necesariamente coherentes… está usted avisado amigo lector.

Las opiniones aquí vertidas por el resto de usuarios lectores del blog no están moderadas y no tienen por qué ser compartidas con el autor.

Icono twitter Sígue el blog en Twitter: @BlogLTCDI


“Pues aquél que sin locura de las Musas llegue a las puertas de la poesía convencido de que por los recursos del arte habrá de ser un poeta eminente, será uno imperfecto, y su creación poética, la de un hombre cuerdo, quedará oscurecida por los enloquecidos”.
Platón. El Fedro.
“En un artista hay sencillamente un hombre torturado más allá de lo soportable por la falta de ternura del mundo”.
Lawrence Durrell Justine
“Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado en la vida”.
Mario Vargas Llosa
“- Amas a tu máquina de escribir más de lo que podrías amar a cualquier mujer
- No creo que contigo sea así. Me parece que os amo a las dos por igual.”.
Philip Roth.
“Escribir es la manera más profunda de leer la vida”.
Francisco Umbral

VENTANAS DE MANHATTAN. ANTONIO MUÑOZ MOLINA

Qué libro más hermoso el de este estilista tranquilo. Es la consecuencia lógica de mezclar una gran ciudad como Nueva York con una sensibilidad humana y lírica. Todos sabemos que de esa misma combinación, han salido libros maravillosos, inolvidables. La nómina sería extensísima, tanto que sólo citaremos a unos pocos: Diario de un poeta recién casado, de Juan Ramón Jiménez, Poeta en Nueva York, de Federico García Lorca, Manhattan Transfer, de John Dos Passos, Plexus, Nexus y Sexus de Henry Miller ( quizás no tan líricos, cierto, pero sí neoyorquinos según mi recuerdo)la Trilogía USA, también de Dos Passos, algunas partes de Submundo, de Don Delillo, Epitafio para Nueva York, del poeta Adonis, etc.

Como pueden observar, al igual que pasa con otras grandes ciudades, Nueva York ejerce una fascinación que no resulta indiferente a los escritores que vivieron allí o que por allí pasaron.Se habla poco de las ciudades, que me parecen a mí más literarias y generadoras de gran literatura que los bosques y jardines, míticos del Locus amoenus (como dice Umbral en Trilogía de Madrid, aquí no se estudia nada que merezca la pena).

Este Ventanas de Manhattan es un libro maravilloso y absolutamente recomendable. Y es una lástima que en su momento pasara desapercibido, aunque si les digo la verdad no me extraña,porque es más fácil darle publicidad a lo insulso, a lo mediocre que a los buenos libros.

Y éste, es un gran libro.Los motivos que puedo aportar para defender esta idea son varios. Está bien escrito, con una maravillosa capacidad de observación, con una buena combinación entre la descripción exterior, de la ciudad, de sus habitantes y situaciones, con un magnífico análisis del propio autor sobre sí mismo y sobre su manera de mirar (lo que hace que las descripciones sean, aún, si cabe, más honradas) lo que enriquece muchísimo el resultado final.

Además, es un libro lleno de cultura, de la admiración del escritor por la música jazz (¿cuándo hará Muñoz Molina un libro sobre jazz?), por la ópera, por la música callejera que, a veces, le asalta, como paseante, en pleno Central Park. Por su mirada privilegiada en los talleres de algunos pintores y escultores emigrados que le abren sus puertas. Por sus recorridos por exposiciones, galerías de arte, exposiciones fotográficas, grandes museos, etc. Al lector que le gusten estas actividades, disfrutará de la mano de Muñoz Molina por ese universo cultural variado, diverso, rico.

También es un libro donde se le toma el pulso a la ciudad, a sus ruidos, costumbres, gastronomía, olores, a su clima, ya sea gélido o caluroso,a sus transportes públicos, vistas, esquinas,parques, ventanas indiscretas, etc

Es un libro que yo pienso utilizar, como docente, para leerle algunos fragmentos a mis alumnos sobre inmigración, emigración, o esos pasajes en los que reflexiona sobre la suerte de poder disfrutar de la cultura, la vida sencilla, la pintura, la música, etc

Es un libro andariego, donde se aprecia, también lo afirma en el libro, los largos paseos por la ciudad, bien agrigado, y cargado sólo con un cuaderno y un bolígrafo donde iba guardando sus sensaciones, sentado en un café, para reponer fuerzas y de cuyo material surge este libro lleno de la felicidad del que se conforma con poco y del que a pesar se sentirse extranjero y extraño, consigue adaptarse a las costumbres ajenas y encontrar sus rincones en la ciudad, esos mismos rincones que comparte con su familia y amigos cuando llegan a visitarles, como un humilde regalo, quizás el mejor.

Como Muñoz Molina estaba allí cuando los atentados de las Torres Gemelas, hace unas descripciones sobre el día de los atentados y las semanas posteriores que son un lujazo y que no tienen desperdicio.En ellos refleja la reacción de la ciudadanía, el silencio de la ciudad, la abundancia de banderas que días después del colapso de los edificios poblaron las calles como un acto de afirmación y de solidaridad frente a la barbarie. Describe el olor de la ciudad, el polvo levantado por los edificios que permaneció allí varias semanas después, impregnándolo todo. Es capaz de hacernos sentir el vacío que dejaron los prismas de las torres, borradas del skyline ya para siempre.

Y es un libro lleno de vida, donde el amor aparece como algo necesario para vivir, en compañía, de los paseos, de los rincones, de los conciertos. Hablá de ella, de sus primeros encuentros en la ciudad, de algunos aspectos de su vida allí, manteniendo la discrección, pero dejando claro que es, también, un aspecto iluminador, quizás ineludible en la vida de cualquier ser humano.

Podría estar escribiendo mucho más sobre el libro, pero lo mejor que puedo hacer es recomerdarles que lo lean. Cuando mi hijo esté en edad de disfruarlo, yo mismo se lo regalaré para que comparta conmigo la suerte de haberlo leído. No digo más.

21:14 29/12/2016 · david · 1 Comentario

EN EL CAFÉ DE LOS EXISTENCIALISTAS. SARAH BAKEWELL

Uno era feo y tenía la mirada perdida en el estrabismo, con un ojo mirando al Ser y con el otro, mirando a La náusea. Ella, era más guapa y tenía ganas de hacerse un hueco en un mundo dominado por los hombres y durante la ocupación, por el frío, cogío la costumbre de taparse la cabeza con un turbante para terminar conviertiéndose en la odalisca del existencialismo, en el mascarón de proa del feminismo de la época.

El tercero en discordia, era un francés de Argelia, un argelino con ese toque chic afrancesado, de corta estatura pero de cierto estilo, abrigos con el cuello subido, cigarrillo en los labios, mirada perdida, anunciando lo que después convirtió en mito ese icono americano del malestar adolescente y existencialista, James Dean.

El cuarto en discordia era feliz, pero formaba parte del grupo existencialista, le gustaba bailar y era un don Juan filosófico, con la certeza de que la alegría no tenía por qué estar alejada de un pensamiento profundo que buceara en las pozas abismales del alma.

Sí, ya lo saben ustedes, hablamos de Jean -Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Albert Camus y Maurice Merleau-Ponty. Porque de ellos, y de sus predecesores e influencias intelectuales, se encarga Sarah Bakewell en este interesante y entretenido libro que tiene muchos aciertos y algunas carencias. Entre los primeros podemos destacar su rapidez narrativa, su facilidad para hacer que el lector se sitúe en las épocas que describe, así como nos recuerda cosas que aprendimos en las clases de filosofía y que tal vez, ya teníamos olvidadas.

Transita por las influencias de estos filósofos: Kierkegaard,Husserl, Heidegger, para desarrollar las tesis de cada unos de estos pensadores existencialistas. Pero además, también se preocupa de figuras como Karl Jaspers, Arendt, etc.

Quizás, como defectos, podríamos decir que no analiza con suficiente profundidad la ruptura del grupo, sobre todo la que protagonizan con Albert Camus sus otrora compañeros, Sartre y Beauvoir. Las tensiones políticas tampoco quedan desarrolladas en profundidad entre estos tres personajes, así como la relación de Sarte y Beauvoir con el comunismo.Aspectos que parecen bastante importantes para valorar el comportamiento de todos ellos, su capacidad para desligarse o no, de las injusticias, y su capacidad de decir No, o para dejarse querer por la política del momento.

Tampoco el libro se adentra demasiado en la relación de Heidegger con el partido de Hitler y en cómo y por qué les da la espalda a sus amigos y , como en el caso de Husserl, también maestros.Está claro que una de las virtudes de Heidegger no era la de saber cómo conservar a sus amistades.

Resulta obvio que tratar todos estos temas en profundidad, podría haber supuesto para el libro, unas trescientas páginas más, lo que en el mundo editorial actual sería una locura. Pero es cierto que este defecto, se equilibra con el dinamismo de la narración de este movimiento intelectual, quizás el último en tener un seguimiento y una influencia masiva. Porque la gente buscaba a Sartre por los cafés para ver cómo escribía, y porque tuvieron éxito académico, periodístico, literario, y fueron como un grupo de rock que, al principio, estaba unido pero que con el éxito y el paso del tiempo y la evolución individual de cada integrante, terminó por descomponerse.

21:02 25/11/2016 · david · 0 Comentarios

LOS ÚLTIMOS MOHICANOS. Manuel Vicent

Este libro es el gemelo de Póquer de ases (del que seguro ya les he hablado aquí) y los dos tienen muchas y buenas cosas en común. Son un maravilloso ejercicio de libertad periodística que reúne erudicción y pasión y esa combinación es la mejor manera para poder transmitir verdad.

Además del manejo de la obra y vida de los autores elegidos en este volumen (Blasco Ibáñez, Miguel de Unamuno, Azorín, Maeztu, Chaves Nogales, Ramón Gómez de la Serna, Umbral, Vázquez Montalbán, etc) Vicent demuestra una sana inteligencia analizando sus vidas y sus obras, lo que hace que el lector recuerde cosas olvidadas o descubra facetas en estos periodistas y escritores que desconocía. Y si es usted la típica persona que quisiera saber más pero dice que no lee m por no tener tiempo, estos libros deberían estar en sus manos. Sanarán esa sana necesidad de aumentar conocimientos.

El gran acierto de este libro, es aunar la erudicción con la divulgación. Por lo tanto, serán unos libritos que agraden a los especialistas y satisfagan la curiosidad de los novatos que se aproximen a la lectura con una sana ambición, la de saber, y conocer algo sin tener que meterse en Google.Hubo vida antes del invento.

Parte del encanto de este libro está también en las ilustraciones de los escritores que realiza Fernando Vicente, que mezclan el retrato con la caricatura, logrando auténticos aciertos del perfil psicológico de los retratados, a veces, personajes icónicos en la cultura española.

Si leen estos dos libros, Póquer de ases y Los últimos Mohicanos, guardarán una buena herramienta para sintetizar la trayectoria de muchos escritores, lo que puede serles de mucha utilidad si tienen ustedes algún trabajo que tenga que ver con el periodismo, la literatura o la cultura. Y porque releer alguna de estas semblanzas puede ser un auténtico placer. El primer libro enfoca su mirada sobre grandes autores extranjeros, y el segundo sobre los españoles.

Además, se aprecia al leer que Vicent está en pleno dominio del oficio. Y eso ya es algo, es mucho.

19:09 18/08/2016 · david · 0 Comentarios

ASCENSO

Ciudad dormitorio, Baby boom, emigración interior, área metropolitana, Las cuatro esquinas. Las meadas de los perros dejando geografías imaginarias en las aceras. Los chicles que dejan en el suelo la huella evidente de la falta de civismo. Las firmas en los muros, en los cierres de los negocios. El antiguo cuartel de la España no tan antigua, erigido ahora en universidad con césped y universitarias trigueñas, verticales como los arbotantes de las catedrales góticas que vienen de beca Erasmus para aprender español y a superar las resacas de los juernes, de las discotecas, de los botellones.

Ciudad dormitorio, Baby boom, emigración interior, área metropolitana y la línea férrea que nos une con Madrid y que divide la ciudad como un quebrado, de cuya catenaria colgamos, como murciélagos, los sueños, las ilusiones.

Nuestros padres vinieron cuando esto era un pueblo y olía a ganado, cuando había que ganarse la vida para dejar la miseria y la pobreza para venir aquí, para vivir en otro pueblo con otro tipo e pobreza. Aquí compraron sus casas donde guardar sus ilusiones con tres habitaciones para criar a los niños. Eran, sin saberlo, la fuerza centrífuga del mercado inmobiliario. Si no puedes comprar una casa en Madrid, cómpratela en las afueras.

Pueblo con cuatro calles, casas bajas, olor a leña. Barro en invierno, calor infernal en verano. La confitería, el bar, el ayuntamiento y poco más. Ahora los bares del centro tienen, todos, alguna foto de antaño para que los clientes jueguen a reconocer la calle de hoy ( antes/después)y para que busquen las diferencias entre el tardofranquismo y la democracia actual.

Ciudad dormitorio, Baby boom, emigración interior, área metropolitana y nuestra infancia en algún colegio público de esos que tenían el techo azul, y que albergaban nuestras fantasías, rutinas, tedios y en cuyas paredes jugábamos al fútbol, nos rompíamos alguna muñeca saltando a por el balón desde aquellas herrumbrosas vallas. Portales apiñados, cuatro pisos de altura, un barrio lleno de chavales, partidos de fútbol donde las porterías eran los bancos de madera primero, de piedra después. Jugar a las canicas, a las chapas, salir con el patín para extraviarnos en un kilómetro cuadrado. Algunos chavales de nuestra quinta cayeron del lado de la droga y andaban por las calles como los zombies del video de Michael Jackson, hasta que cayeron en la lápida para no volver a salir. -Eh, niño, dame las pelas o te pincho.

…Niño, estudia, para no trabajar como un cabrón como tu padre.

Veranos de libertad, de calle, de amigos, de piscinas públicas donde íbamos todos a dejarnos deslumbrar por la belleza de las niñas y donde nos comíamos el bocadillo con una voracidad inusitada ( no hay mejores bocadillos que aquellos). -Niño, no te tires al agua después de comer que te va a dar un golpe de digestión Y no perder de vista la mochila porque si te descuidabas, ésta volaba.

En esta ciudad donde aún cuelgan las botas, unidas por los cordones, en los cables de teléfono que unen unas fachadas con otras, el equipo que lleva el nombre del pueblo ha subido a primera. Y la gente espera impaciente la temporada próxima para ver cuánto y cómo dura la alegría en la casa del pobre. En este nuevo estadio, próximo al cementerio, descansan las ilusiones de mucha gente, siempre conscientes de que los momentos culminantes suelen ser efímeros.

Allí, en el Butarque, cerca del arroyo por el que nunca pasa el agua, donde el matadero dejaba un reguero de sangre y un olor a muerte que no logramos olvidar, allí, en Butarque,soñarán algunos niños, al ver a sus estrellas de visita, poniéndose del lado del humilde que, con pocos medios, trabajo e ilusión, ha convertido al pueblo en un lugar en el mapa ( sólo por salir en la tele).

El día después del ascenso, cuando aún resonaban los cánticos de la gente, cuando aún había rezagados nocturnos que volvían a casa afónicos, yo estaba comprando el periódico. Había muerto Mohamed Alí, el más grande y el Lega, el más pequeño, compartía la portada con un mito viviente/muriente.

Habrá que ver si el día del descenso ( espero que lejano) habrá tanta gente apoyando al equipo. Habrá que verlo. ¿Se pintarán ese día el rostro con los colores tribales?.

Mientras tanto, soñemos.

09:05 10/07/2016 · david · 0 Comentarios

LECTURAS DE VERANO

El buen lector actúa en verano como un ladrón. Cuando todo el mundo sestea o duerme, el lector busca un sofá, una tumbona, la protección que brindan aires acondicionados o ventiladores, abre el ejemplar de turno y se sumerge en sus páginas igual que los amigos de lo ajeno, que aprovechan el silencio, la tranquilidad, la noche o el calor e igual que los bañistas se lanzan a la piscina o , paso a paso, se adentran en el mar para dejarse mecer por las olas.

Y si la ausencia de trabajo lo permite, el verano será siempre, una buena temporada para la lectura porque todo parece ser un buen momento para la misma.Aeropuertos, estaciones de tren, las dársenas de las estaciones de autobuses, etc, son lugares idóneos para estar a solas con un buen libro.

En los últimos días he ido leyendo varias y diversas cosas. Las resumo aquí como si alguien fuera a leerlas. Es importante engañarse un poco, diariamente, para sobrevivir.

Leí las Novelas breves de Juan Carlos Onetti, un libro de la editorial Eterna Cadencia para volver a darme cuenta de que Onetti es un escritor imprescindible. Ya sé que cuando se terminan sus libros, uno tiene la sensación de que el escritor podía haber pulido algunas partes del libro en el sentido de darle una homogeneidad. Pero a pesar de esos pequeños defectos, la prosa de Onetti destila una calidad evidente, un estilo propio y una mirada peculiar que lo convierten en una de las grandes voces de la Literatura latinoamericana. Es evidente que no se puede recomendar su lectura a personas que estén pasando por un mal momento personal porque el pesimismo de Onetti, lo envuelve todo. Pero es cierto que dice algunas cosas que pocos escritores tienen el valor y la decencia de decir.

Ya saben que para los que perdemos el tiempo leyendo, unos autores nos llevan a otros. Leí en algún periódico que Onetti había tenido un romance con una poetisa, Idea Vilariño, así que me leí su poesía completa y en ella aparece Onetti. Como pasa siempre, hay poemas buenos, regulares y otros excelentes. Los inspirados en Onetti tienen, a su vez, ese aire de oportunidad perdida, de recuerdo imborrable, como lo tienen los relatos del escritor.

También disfruté de la lectura de Mr Smith y el paraíso ( La invención del bienestar), de Georg von Wallwitz, de la editorial Acantilado. Es un librito divulgativo, interesante y bien documentado, sobre las principales aportaciones de los economistas que resuenan en las tertulias (Smith, Ricardo, Stuart Mill,Keynes, etc). Recomendable para aquellos que quieran iniciarse en saben algo más sobre economía.

Por aquello del aniversario de Cela, también disfruté de Cela, piel adentro, de Camilo José Cela Conde. Es un libro que pretende ser la demostración de que, a pesar de la imagen del escritor arisco, había un hombre sensible con cierta tendencia al trabajo riguroso cuando se trataba de escribir, mezclado con el sentido del humor, las anécdotas de todo tipo, las mudanzas, los premios, etc. Es evidente que el hijo, a pesar de los juicios por la herencia y todas las tensiones que se destaparon en la prensa, mantiene por el recuerdo de su padre, una ternura evidente. Sé que si Javier Marías leyera el libro, no pensaría lo mismo. Pero que no se lo olvide a nadie que, más allá de las ideologías de cada uno, Cela escribió, al menos tres novelas magistrales.

También he leído Siempre somos demasiado buenos con las mujeres, de Raymond Queneau. Se lee con relativo interés pero no deja de ser un libro menor. La típica novela cuya idea de partida no está mal pero cuya realización deja algo que desear.

Ahora tengo entre mis manos un enorme ejemplar, Todo Marlowe, que reúne con casi 1400 páginas, las novelas que Raymond Chandler dejó para el disfrute de los lectores a los que les gusta la novela negra. Sí, ya sé que al escuchar el nombre de Philip Marlowe, ustedes pensarán en Bogart. Philip Marlowe es uno de mis personajes favoritos porque es, al mismo tiempo, duro y sensible, y tiene un código ético, aunque a veces se enconda en un duro cinismo, necesario en esa época y en esa profesión.

Bueno, ya les iré contanto.

09:37 09/07/2016 · david · 0 Comentarios

ILUMINACIONES EN LA SOMBRA. ALEJANDRO SAWA

Para el lector medio, Alejandro Sawa será siempre Max Estrella porque en él se inspiró Valle-Inclán para su Luces de Bohemia (uno de los mejores libros del siglo XX escritos en español). Y el libro que les comento ahora está escrito por ese bohemio finisecular que murió pobre, casi olvidado, pero respetado por alguno de los mejores escritores de la época (Rubén Darío, Valle).

Es un libro corto, variado, como una especie de diario donde Sawa da cabida a sus reflexiones, anécdotas y donde deja momentos de lirismo y de pena, a veces de un vitalismo que quisiera volver a ser pero que, en realidad, está lastrado por sus penurias existenciales. Tiene ese tono de epitafio, de aforismo, de resumen de vida y muerte.

Es irónico, crítico, tragicómico y combativo. No es de extrañar que Valle, otro tipo de quijotescas poses, se sintiera fascinado por este escritor que viajó a París para conocer a, por ejemplo, Verlaine y que soñó con el éxito para terminar miserable, ciego y medio loco.

Aquí les dejo algunas perlas que pueden encontrar en este libro para que juzguen.

“Acabo de conocer a un español bien educado. Dios mío, ¿si será cierta la desaparición total de este pueblo?”
“La carretera es larga y mis pasos se vuelven para atrás”
“Yo no hubiera querido nacer; pero me es insoportable morir”
“La vida es dolor, y toda emoción estética no es bella sino porque ahoga momentáneamente un quejido de la carne”
“Prefiero el hambre al isomnio, porque prefiero la muerte a la locura”

Poco más podemos decir. El libro, publicado por Nórdica Libros, viene con una presentación de Andrés Trapiello y un prólogo de Rubén Darío.

 Iluminaciones en la sombra - Alejandro Sawa

19:46 16/05/2016 · david · 0 Comentarios

CHARLIE CHAPLIN. PETER ACKROYD

Hace unas décadas ya, cuando la televisión pública tenía una ambición más educativa, ponían las películas de Chaplin. Recuerdo merendar los bocatas frente a la pantalla y ver cómo Charlot se zampaba las botas y sus cordones como si fuera pasta y relamiéndose en La quimera del oro. Aún siento la alegría que intuye uno al ver el talento en acción. Por eso Chaplin, con esa mezcla de vagabundo y caballero, siempre valiente y orgulloso en la derrota, es para mí, un símbolo de entereza a pesar de las adversidades.

He visto muchas de sus películas, leído muchos de los libros que sobre Chaplin se han publicado, como es éste del que a continuación hablo.

Debemos decir que parece una biografía, pero creo que , en muchos casos, los aspectos biográficos, quedan superficialmente tratados. Sí que se lee con facilidad y nos hacemos una idea bastante exacta de lo que pudo ser habitar la piel de este genio del siglo XX, que llegó a dominar con intuición y trabajo, el arte cinematográfico que aún estaba en pañales.

Charlie Chaplin: A Brief Life. Peter Ackroyd

El libro recorre su infancia pobre y dickensiana por las calles de Londres, el hambre, los hospicios, la locura de su madre, sus primeros trabajos en el teatro, cómo aprendió la profesión, cómo lo aprendía todo, que su carácter le hacía simpático y triste, depende del día que tuviera, cómo sus contemporáneos le recuerdan absorbiéndolo todo, observándolo absolutamente todo ante una mirada bajo cuyos ojos azules, se proyectaban sueños y una enorme ambición.

Cuando se curtió en el teatro, de gira por Inglaterra, le ofrecieron viajar a Norteamérica para trabajar en el cine. Con toda la incertidumbre del mundo y junto a Stan Laurel (el flaco de El Gordo y el flaco) viajó a California y se puso a trabajar. El libro acierta, eso sí, en la descripción del trabajo del actor en las primeras compañías para las que trabajó, donde pronto su personaje, empezó a sobresalir para la crítica y el público y donde parecía que aquel joven bajito y flaco, con su acento inglés y su fuerte carácter, no tenía la intención de ser uno más.

Cuando comenzó a sobresalir, pedía más dinero, mayor libertad de acción para crear, más tiempo, en unos años en los que hacían películas en pocas semanas.

Se supo actor, mimo, director, artista. Y quiso , con el dinero que ganaba para los demás, ganarlo para sí mismo, ambición entendible si recordemos lo pobre que fue. Firmó contratos millonarios, que le daban algo más de libertad pero que seguían primando el número de películas en lugar de su calidad. Su éxito fue tal, que llegó a ser el hombre más conocido del mundo y el primer fenómeno de masas del siglo XX. El cine mudo, que no necesitaba de doblajes, y que sólo necesitaba un proyector y una pantalla, muchas veces con una sábana bastaba, le ayudó a ser un icono. Y se vendían llaveros, carteles, cómics, con la cara del vagabundo que le permitió ser millonario. Luego llegarían sus múltiples amantes, sus escándalos, la fundación de la United Artist Motion, sus fracasos matrimoniales y sus mejores películas. Es el claro ejemplo de que un hombre puede ser el mejor en su trabajo y fracasar en su vida personal durante mucho tiempo.

Y el país que le había dado la oportunidad de triunfar se volvió en su contra por la Caza de brujas, proyectando sobre él la sombra de la duda sobre sus simpatías “comunistas”. Así que antes de que le echaran o de que no le dejaran volver, se marchó a vivir en Suiza una plácida vejez al lado de Oona, la única mujer que parecía dispuesta a darle todos sus caprichos. Y las películas que siguió rodando pero que parecían anunciar un lento declive.

Era tan bueno que sólo dieron el Óscar honorífico, en los años 70, cuando se olvidaron de cazar brujas y se apresuraron a reconocerle lo que este inglés había hecho por el cine, después de poner en la gala de los Óscar un video con escenas de sus películas y con imágenes del director, al encender las luces, había un anciano en una silla de ruedas, que recibió una ovación que no se olvidará nunca en el cine y que venía a saldar una deuda.

Lo que más me ha gustado es saber que Chaplin, cada cierto tiempo, necesitaba olvidarse de su vida en Estados Unidos, para viajar a Inglaterra para recorrer las calles que le vieron crecer y que le devolvían la creatividad, que le emocionaban y donde, al reconocerle, le acompañaban en silencio y admiración, hasta que él se agobiaba y tenía que salir en busca de un taxi para volver a su hotel. Cuánto nos marca el barrio que nos vio crecer.

Quizás sea imposible admirar al hombre (decían que era tacaño, autoritario con sus actores y técnicos, llevándolos a extremos de exigencia y fatiga emocional que hacían que, incluso, llegaran odiarle)y su gusto por las mujeres en general y por las jóvenes en particular, le llevó a tropezar varias veces en la misma piedra. Parece que como padre, no era el más tierno del mundo, etc…

Pero como creador, fue muy grande y su cine nos pone ante la naturaleza humana de una manera que muy pocos creadores han logrado.

Si quieren, lean el libro pero, sobre todo, si pueden, vean sus películas.

19:16 08/04/2016 · david · 0 Comentarios

EJERCICIOS DE SUPERVIVENCIA. JORGE SEMPRÚN

“Mi experiencia personal me enseña que no será la víctima sino el verdugo- si éste se salva, sobrevive en una existencia posterior, aun anónima y apacible- quién no se sentirá más en su casa en el mundo,por más que diga, por más que finja. La víctima, por el contraro, y no sólo si sobrevive a la tortura, incluso durante ésta, en todos los intersticios de tregua bienvenida, aunque efímera, la víctima aferrada a su silencio ve multiplicarse sus vínculos con el mundo, ve arraigar, ramificarse, proliferar, las razones de sentirse-en-casa en el mundo”

Jorge Semprún.

La Historia con mayúsculas puso a Semprún en situaciones extremas. Formó parte de la resistencia francesa y cuando fue detenido, fue torturado y enviado al campo de concentración de Buchenwald.Logró sobrevivir para poder contarlo.

Este librito corto, no describe las experiencias anteriores, sólo la de su detención y tortura por las SS, pero lo hace sin detenerse en los detalles, quizás para evitar caer en la repetición de lo que, de alguna u otra forma ya había contado. Estas páginas pretenden ser, una reflexión sobre la tortura, sobre cómo el ser humano es capaz de salir adelante en situaciones extremas, inimaginables.

Argumenta Semprún que la tortura, una vez recibida, y a pesar de intentar quitarle al que la recibe su dignidad, el que realmente la pierde es el torturador. El torturado, argumenta, incluso cuando la recibe, en las pocas pausas que le conceden, se sabe humano, el dolor le habla de la vida, y lo que está sufriendo, golpes, descargas eléctricas, arrancamientos de uñas, le hacen agarrarse a su condición humana, a la vida.

También, de una manera breve, las descripciones del mundo de la clandestinidad de la resistencia francesa, nos hacen situarnos en aquella época donde se jugaban la vida por la lucha en contra de la tiranía del autoritarismo. Parece un mundo de película porque el cine, en muchos casos, ha utilizado esta época para contarnos historias, pero la realidad de lo contado, como siempre, supera a la ficción.

En las últimas páginas del libro, cuenta cómo estuvo en España en la clandestinidad durante diez años y que la policía de Franco no supo echarle el guante y cuando lo iban a detener, un chivatazo a tiempo le salvó por los pelos. También deja ver cierto desencanto con un Partido Comunista que no admitía la crítica o la disidencia (¡menuda novedad! pensará el lector).

También cuenta que, una vez, siendo ministro socialista de cultura durante la Democracia, un policía de la época de Franco, tuvo con él un interesante, aunque efímero encuentro. El pasado siempre vuelve.

08:28 26/03/2016 · david · 0 Comentarios

CARTAS A KATHERINE WHITMORE.PEDRO SALINAS

“Tengo la pretensión de ser el corresponsal europeo más fiel y constante”

Pedro Salinas.

Me pregunto, leyendo este libro de Salinas, si lo mejor de los escritores, su lado más puro, más auténtico, sus lirismos, sus penas, ¿no quedan ocultas a los ojos del mundo precisamente porque cristalizan en sus epistolarios personales, secretos?.¿No es hermosa esa idea de que sus mejores obras queden olvidadas o destruídas por le paso del tiempo?

Sé que Salinas escribió esa maravilla titulada La voz a ti debida, poemario amoroso deslumbrante, rítmico, sincero, uno de mis libros favoritos que, en ocasiones, releo, como vuelve un niño a los rincones secretos. Y en este epistolario que ahora tengo entre mis manos, late el mismo corazón que dejó versos inolvidables, un estilo único. Porque Salinas era un intelectual, un hombre viajado, con idiomas, culto, cuya traducción de la magna obra de Proust sentó cátedra. Es un autor que forma parte de una de las generaciones de escritores de nuestro país más con más talento. Pero aquí, en este epistolario, su lado público está en segundo plano y es, en ocasiones, un incordio para él, porque le quita tiempo para escribir estas cartas, porque le quita tiempo para escribir a Katherine.

Este epistolario enseña al lector mucho de lo que el ser humano tiene de contradictorio, de dual, de secreto. Este epistolario es la demostración clara de la locura arrebatadora que supone amar. Salinas, hombre hecho y derecho, hombre con proyectos, con viajes, con familia, corre como un niño a Correos para ver si le ha llegado una carta de ella y en su trabajo le contesta, se cruzan telegramas, se conocen las fechas y horarios de recogida del correo y tiene calculado el tiempo que suelen las cartas en cruzan el Atlántico. Quizás el destino le hubiera hecho las cosas más fáciles al poeta si se hubiera enamorado de una señorita de Cuenca, pero no, tuve que emorarse perdidamente de una americana. Ella guardó las cartas, las que ahora podemos leer.

Y es como asistir al encuentro almibarado de dos amantes que utilizan términos cariñosos, conceptos que sólo tienen significado para ellos, emisor y receptora, separados por miles de kilómetros de distancia pero juntos por compartir ilusiones, secretos, reflexiones, vida.

Es emocionante sentir la emoción de Salinas ante cualquier pequeño hecho, sentir su pulso, su nerviosismo, incluso su infantilismo, quizás necesario para sentir el amor verdadero, una especie de renuncia temporal al sentido común en pos de olvidarse de uno mismo para proyectarse el alma propia en la ajena, intentando que todo aquello perdure.

Aquí verán al hombre temblar, sí, un hombre que es poeta pero que como ser humano, vibra, siente, sonríe y llora. Ya es un tipo cuyo nombre le parece más bonito porque a ella le gusta y cuyas dos sílabas, Pedro, resuenan, a partir de entonces, en su mente, como eternas, cuando antes, ni había reparado en ellas, en el cotidiano hábito de llamarse Pedro.

En este epistolario le verán buscar papel amarillo porque a ella le gusta, y él lo busca sólo para que sepa que tiene en cuenta sus gustos y que se preocupa por ellos. En estas páginas verán al poeta caminando por la playa y escribiendo en la arena el Katherine que late en su pecho, sólo para que el mar se lleve, borrándolo, su nombre y para que la playa, el sol, la tierra y el mar le guarden el secreto.

Son cartas de amor en el sentido más puro, porque Salinas suele aparcar su lado racional para entregarse de lleno a la emoción, al latir, a la pulsión, olvidándolo todo. Leer este tipo de libros, en esta época nuestra, donde abrir el buzón es verse con publicidad y facturas, es una cristalina emoción que les recomiendo.

Sólo espero que ningún escritor malo, ni ninguna mala novelista, utilice este episodio de la vida de Salinas para novelar una mierda de libro, igual que espero que si algún director/a de cine pone en este epistolario sus garras, lo respeten intentando capturar el latido del libro. Aunque lo mejor sería que lo dejaran así, tranquilo, en forma de libro.

09:45 25/03/2016 · david · 0 Comentarios

SONATA A KREUTZER. LEV TOLSTÓI

“Es asombroso ver qué total es la ilusión de creer que la belleza es bondad”.

Tolstói en Sonata a Kreutzer.

Dice Philip Roth que su primera ex-mujer le enseñó más literatura que los grandes clásicos, con lo cual quiere decir, supongo, que ella le enseñó mucho sobre la condición del ser humano, tanto la de ella como la suya propia y eso, señores, suele cristalizar en material narrativo, que es la génesis de todo sentimiento o idea que genera un libro.

Con la Sonata a Kreutzer Tolstói demuestra que se puede ser uno de los grandes también en el formato breve. Este libro es una interesantísima novela. Por medio del diálogo de varios desconocidos en un tren, Tolstói logra, por un lado, contarnos una y historia y, por el otro, reflexionar sobre el amor y sobre el matrimonio. Uno de los pasajeros, al que el tema le saca de quicio, por su experiencia personal, en un aparte, le cuenta al narrador toda su historia de amor, celos y odio.

La novela se sustenta en la idea de que hay ciertas ideas, costumbres o instituciones sociales sobre las cuales, sólo se verbalizan las cosas buenas y donde siempre se ocultan las malas, logrando así que los más jóvenes cometan los mismos errores que sus mayores. No creo que se trate de una diatriba en contra del matrimonio.En las páginas de la novela se afirma que cuando la unión se produce con serenidad y amor y dicho amor se perpetúa, el matrimonio es fuente de felicidad. Pero también, mientras avanza el diálogo, se muestra la cara contraria ( que es la que parece haber generado la idea del libro).

El libro funciona narrativamente con brillantez porque Tolstói es capaz de reflejar las tensiones y contradicciones del ser humano, donde el amor y el odio, la luz y la oscuridad, en un proceso dual y dialéctico, se complementan narrativamente.

Si un historiador de la cultura, un sociólogo o doctorando quisieran investigar las diversas concepciones sobre el amor/matrimonio/divorcio, o sobre la violencia de género, tendrían que leer este libro de Tolstói. Es curioso comprobar cómo en el siglo XIX, cuando las mujeres, en algunas capas sociales de algunos países occidentales empiezan a reclamar igualdad, independencia, aparecen muchas novelas donde el amor, los celos, la traición y la muerte de la protagonista termina siendo el punto culminante.

Tolstói le sacó mucho partido a estos asuntos con Ana Karenina, La felicidad conyugal y La Sonata a Kreutzer.

Amor, odio, celos, adulterios, forman parte de la literatura moderna y el listado de novelas que lo tratan es casi infinito: Madame Bovary, Ana Karenina, Dúo de Colette, Herzog de Saul Bellow, Mi vida como hombre, Cuando era ella era buena y Engaño ( las tres de Philip Roth) Vía Revolucionaria de Richard Yates, Intimidad, de Hanif Kureishi, Blitz de David Trueba…

08:44 24/03/2016 · david · 0 Comentarios

Entradas anteriores >>

~~AUTOTWEET:~~

start.txt · Última modificación: 00:01 28/05/2014 por jefacris
Recent changes RSS feed Creative Commons License Donate Minima Template by Wikidesign Driven by DokuWiki