VENTANAS DE MANHATTAN. ANTONIO MUÑOZ MOLINA

Qué libro más hermoso el de este estilista tranquilo. Es la consecuencia lógica de mezclar una gran ciudad como Nueva York con una sensibilidad humana y lírica. Todos sabemos que de esa misma combinación, han salido libros maravillosos, inolvidables. La nómina sería extensísima, tanto que sólo citaremos a unos pocos: Diario de un poeta recién casado, de Juan Ramón Jiménez, Poeta en Nueva York, de Federico García Lorca, Manhattan Transfer, de John Dos Passos, Plexus, Nexus y Sexus de Henry Miller ( quizás no tan líricos, cierto, pero sí neoyorquinos según mi recuerdo)la Trilogía USA, también de Dos Passos, algunas partes de Submundo, de Don Delillo, Epitafio para Nueva York, del poeta Adonis, etc.

Como pueden observar, al igual que pasa con otras grandes ciudades, Nueva York ejerce una fascinación que no resulta indiferente a los escritores que vivieron allí o que por allí pasaron.Se habla poco de las ciudades, que me parecen a mí más literarias y generadoras de gran literatura que los bosques y jardines, míticos del Locus amoenus (como dice Umbral en Trilogía de Madrid, aquí no se estudia nada que merezca la pena).

Este Ventanas de Manhattan es un libro maravilloso y absolutamente recomendable. Y es una lástima que en su momento pasara desapercibido, aunque si les digo la verdad no me extraña,porque es más fácil darle publicidad a lo insulso, a lo mediocre que a los buenos libros.

Y éste, es un gran libro.Los motivos que puedo aportar para defender esta idea son varios. Está bien escrito, con una maravillosa capacidad de observación, con una buena combinación entre la descripción exterior, de la ciudad, de sus habitantes y situaciones, con un magnífico análisis del propio autor sobre sí mismo y sobre su manera de mirar (lo que hace que las descripciones sean, aún, si cabe, más honradas) lo que enriquece muchísimo el resultado final.

Además, es un libro lleno de cultura, de la admiración del escritor por la música jazz (¿cuándo hará Muñoz Molina un libro sobre jazz?), por la ópera, por la música callejera que, a veces, le asalta, como paseante, en pleno Central Park. Por su mirada privilegiada en los talleres de algunos pintores y escultores emigrados que le abren sus puertas. Por sus recorridos por exposiciones, galerías de arte, exposiciones fotográficas, grandes museos, etc. Al lector que le gusten estas actividades, disfrutará de la mano de Muñoz Molina por ese universo cultural variado, diverso, rico.

También es un libro donde se le toma el pulso a la ciudad, a sus ruidos, costumbres, gastronomía, olores, a su clima, ya sea gélido o caluroso,a sus transportes públicos, vistas, esquinas,parques, ventanas indiscretas, etc

Es un libro que yo pienso utilizar, como docente, para leerle algunos fragmentos a mis alumnos sobre inmigración, emigración, o esos pasajes en los que reflexiona sobre la suerte de poder disfrutar de la cultura, la vida sencilla, la pintura, la música, etc

Es un libro andariego, donde se aprecia, también lo afirma en el libro, los largos paseos por la ciudad, bien agrigado, y cargado sólo con un cuaderno y un bolígrafo donde iba guardando sus sensaciones, sentado en un café, para reponer fuerzas y de cuyo material surge este libro lleno de la felicidad del que se conforma con poco y del que a pesar se sentirse extranjero y extraño, consigue adaptarse a las costumbres ajenas y encontrar sus rincones en la ciudad, esos mismos rincones que comparte con su familia y amigos cuando llegan a visitarles, como un humilde regalo, quizás el mejor.

Como Muñoz Molina estaba allí cuando los atentados de las Torres Gemelas, hace unas descripciones sobre el día de los atentados y las semanas posteriores que son un lujazo y que no tienen desperdicio.En ellos refleja la reacción de la ciudadanía, el silencio de la ciudad, la abundancia de banderas que días después del colapso de los edificios poblaron las calles como un acto de afirmación y de solidaridad frente a la barbarie. Describe el olor de la ciudad, el polvo levantado por los edificios que permaneció allí varias semanas después, impregnándolo todo. Es capaz de hacernos sentir el vacío que dejaron los prismas de las torres, borradas del skyline ya para siempre.

Y es un libro lleno de vida, donde el amor aparece como algo necesario para vivir, en compañía, de los paseos, de los rincones, de los conciertos. Hablá de ella, de sus primeros encuentros en la ciudad, de algunos aspectos de su vida allí, manteniendo la discrección, pero dejando claro que es, también, un aspecto iluminador, quizás ineludible en la vida de cualquier ser humano.

Podría estar escribiendo mucho más sobre el libro, pero lo mejor que puedo hacer es recomerdarles que lo lean. Cuando mi hijo esté en edad de disfruarlo, yo mismo se lo regalaré para que comparta conmigo la suerte de haberlo leído. No digo más.

Discusión

Gabriela Muñoz FernandezGabriela Muñoz Fernandez, 12:06 08/02/2017
Tus nociones sobre no sólo este libro, sino sobre toda materia que posees conocimiento no paran de asombrarnos tanto a mis compañeros como a mi. Nos deleitan tus pequeñas lecturas sobre este libro en clase de geografía y nos da un poquito más de sabiduría. Gracias profe

P.D.: pon el examen de geografía fácil
Escribe el comentario:
Y K T D S
 
blog/2016/12/29.txt · Última modificación: 21:14 29/12/2016 por david
Recent changes RSS feed Creative Commons License Donate Minima Template by Wikidesign Driven by DokuWiki