EJERCICIOS DE SUPERVIVENCIA. JORGE SEMPRÚN

“Mi experiencia personal me enseña que no será la víctima sino el verdugo- si éste se salva, sobrevive en una existencia posterior, aun anónima y apacible- quién no se sentirá más en su casa en el mundo,por más que diga, por más que finja. La víctima, por el contraro, y no sólo si sobrevive a la tortura, incluso durante ésta, en todos los intersticios de tregua bienvenida, aunque efímera, la víctima aferrada a su silencio ve multiplicarse sus vínculos con el mundo, ve arraigar, ramificarse, proliferar, las razones de sentirse-en-casa en el mundo”

Jorge Semprún.

La Historia con mayúsculas puso a Semprún en situaciones extremas. Formó parte de la resistencia francesa y cuando fue detenido, fue torturado y enviado al campo de concentración de Buchenwald.Logró sobrevivir para poder contarlo.

Este librito corto, no describe las experiencias anteriores, sólo la de su detención y tortura por las SS, pero lo hace sin detenerse en los detalles, quizás para evitar caer en la repetición de lo que, de alguna u otra forma ya había contado. Estas páginas pretenden ser, una reflexión sobre la tortura, sobre cómo el ser humano es capaz de salir adelante en situaciones extremas, inimaginables.

Argumenta Semprún que la tortura, una vez recibida, y a pesar de intentar quitarle al que la recibe su dignidad, el que realmente la pierde es el torturador. El torturado, argumenta, incluso cuando la recibe, en las pocas pausas que le conceden, se sabe humano, el dolor le habla de la vida, y lo que está sufriendo, golpes, descargas eléctricas, arrancamientos de uñas, le hacen agarrarse a su condición humana, a la vida.

También, de una manera breve, las descripciones del mundo de la clandestinidad de la resistencia francesa, nos hacen situarnos en aquella época donde se jugaban la vida por la lucha en contra de la tiranía del autoritarismo. Parece un mundo de película porque el cine, en muchos casos, ha utilizado esta época para contarnos historias, pero la realidad de lo contado, como siempre, supera a la ficción.

En las últimas páginas del libro, cuenta cómo estuvo en España en la clandestinidad durante diez años y que la policía de Franco no supo echarle el guante y cuando lo iban a detener, un chivatazo a tiempo le salvó por los pelos. También deja ver cierto desencanto con un Partido Comunista que no admitía la crítica o la disidencia (¡menuda novedad! pensará el lector).

También cuenta que, una vez, siendo ministro socialista de cultura durante la Democracia, un policía de la época de Franco, tuvo con él un interesante, aunque efímero encuentro. El pasado siempre vuelve.

Discusión

Escribe el comentario:
T W L N R
 
blog/2016/03/26.txt · Última modificación: 01:03 09/04/2016 por andy
Recent changes RSS feed Creative Commons License Donate Minima Template by Wikidesign Driven by DokuWiki